18 septiembre 2021

Cistitis y salud sexual

El riesgo de cistitis aumenta en verano, debido a que aumentan las prácticas de riesgo relacionadas con su contagio, como las relaciones sexuales. También en esta época es cuando prolifera su principal causante, la bacteria Escherichia coli, y son frecuentes los baños en lugares públicos, que incrementan el riesgo de infección. La mayor parte de los casos tienen su origen en la práctica de relaciones sexuales, por eso el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) y el Instituto de Medicina Sexual recomiendan el vaciamiento inmediato de la vejiga tras el coito, beber líquidos en abundancia y el uso de preparados farmacéuticos de plantas medicinales como el cranberry y el brezo para prevenir y tratar las infecciones urinarias, entre otras.

Las mujeres son las que más sufren episodios de cistitis debido a que el conducto que comunica la vejiga con el exterior es muy pequeño y facilita la entrada de las bacterias causantes, como la E. coli. El uso de tampones o compresas, y otros productos para la higiene íntima con determinados componentes, así como el sudor, pueden ser también factores de riesgo.

Según un estudio español publicado en junio de 2013 en en BMC Urology:

  • El 37% de las mujeres sufre al menos un episodio de cistitis durante su vida.
  • De ellas, el 20% vuelven a padecerlo en los dos siguientes meses debido a una mala curación de la infección, resistencia a los antibióticos o pobres hábitos de higiene.
  • Según la Asociación Española de Urología:
  • Entre el 50 y 60% de las mujeres premenopáusicas sufre alguna infección del tracto urinario (el 90% de las cuales son cistitis).
  • El pico de incidencia se observa entre los 18 y los 39 años, coincidiendo con la edad de máxima actividad sexual en la mujer.

Relaciones sexuales y cistitis

La cistitis se produce por una inflamación de la vejiga debido a la entrada de bacterias a través de la vagina. Durante el coito se produce un paso de bacterias a la vejiga ya que la uretra está sometida al traumatismo coital y al ser tan corta hay más facilidad de paso bacteriano y, así, provocar una inflamación de la mucosa volviendo a la vejiga más sensible a las infecciones. Otro de los motivos que puede causarla son los traumatismos producidos en la vagina como consecuencia de la práctica sexual. Diversos estudios afirman que el 80% de los casos se deben al sexo.

Aquellas mujeres que las sufren de manera recurrente tienen los síntomas de cistitis cada vez que practican relaciones sexuales y suelen durarles un día o dos, hasta que vuelvan a practicar.

Según un estudio publicado en la revista Journal of Infection and Chemotherapy, entre los principales factores de riesgo de la cistitis se
encuentran la práctica de relaciones sexuales más de cuatro veces al mes, haber tenido relaciones sexuales en el último mes y el uso de anticonceptivos.

Cistitis

Cranberry y cistitis

Las propiedades del cranberry o arándano americano (Vaccinium macrocarpon) para prevenir y tratar la cistitis se atribuyen a sus proantocianidinas (PAC), que impiden que las bacterias, especialmente la E. coli, se adhieran a las paredes del tracto urinario hasta en un 80% evitando la aparición de infecciones urinarias. Para alcanzar el máximo de eficacia debe estar en forma de preparado farmacéutico normalizado, con un contenido adecuado de principios activos y formulado en forma de cápsulas o comprimidos para facilitar la dosificación.

Según el citado estudio español en BMC Urology, los pacientes que tomaron diariamente preparados farmacéuticos de cranberry durante 3 a 6 meses apreciaron una reducción muy significativa de los síntomas de infección.

Según el Libro Blanco elaborado por la Sociedad Iberoamericana de Neurourología y Uroginecología y la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, se recomienda tomar una dosis cada 12 horas de preparados farmacéuticos de cranberry.

Decálogo de la prevención

1. Ingerir un mínimo de 1,5 litros de líquido al día, para eliminar más rápido las bacterias del aparato urinario.

2. Evitar excitantes (como alcohol, cafeína y tabaco) y bebidas carbonatadas.

3. Orinar cada 2-3 horas, ya que el crecimiento bacteriano es mayor cuando la orina permanece en la vejiga y sobre todo antes y después de haber mantenido relaciones sexuales. La actividad sexual incrementa de por sí el riesgo de infección 40 veces.

4. Lavar, con jabones neutros, de delante hacia atrás, para evitar la contaminación. Secar en la misma dirección. El 80 % de las bacterias que provocan infecciones urinarias provienen de las heces. No se recomiendan las duchas vaginales.

5. Cambiar el bañador después del baño.

6. Utilizar ropa interior de algodón y evitar prendas ajustadas.

7. Combatir el estreñimiento y no posponer la evacuación, para que los gérmenes no puedan colonizar los tejidos cercanos al tracto urinario.

8. Ducha en lugar de baño para higiene diaria.

9. Reconsiderar el uso de diafragma, ya que presionan la uretra y dificultan el vaciado de la vejiga. Su uso está asociado a mayor frecuencia de infección. Lo mismo ocurre con los tampones si las infecciones urinarias suelen aparecer en el periodo premenstrual.

10. Consumir 140 mg de cranberry al día.

Nat-uro Cisty Stop es un complemento alimenticio natural que ayuda a la prevención de infecciones urinarias. Producto a base de Arándano rojo americano, especialmente recomendado para prevenir infecciones urinarias. Nat-uro Pharma ha formulado el Arándano conjuntamente con Brezo y Gayuba los cuales, gracias a esta sinergia, han demostrado su eficacia en el tratamiento de la Cistitis.

Fuente: Infito

Otros artículos de esta categoría