7 octubre 2021

Rutina facial de día y de noche

La piel es el órgano más expuesto a todo tipo de agresiones externas, como la luz del sol, la contaminación, la suciedad y la humedad. De hecho, la piel del rostro siempre está al descubierto, pues la ropa no la tapa en ninguna época del año.

A causa de estos agentes externos, sobre los que no siempre tenemos control, es fundamental disponer de una rutina de cuidado facial de día y de noche para mantener la cara limpia, cuidada y protegida.

¿Cómo saber cuáles son los mejores productos? ¿Y en qué orden debo aplicarlos?

Existe tal variedad de cremas en el mercado destinados al cuidado del rostro que la perspectiva de diseñar una rutina de cuidado facial diaria puede resultar abrumadora.

Ahora bien, unos pocos productosbien escogidos y de buena calidad, serán todo lo que necesitemos para tener una piel perfectamente protegida.

En este post te presentaremos nuestra propuesta de rutina facial de día y de noche, que te ayudará a mantener la belleza y la elasticidad de la piel, al tiempo que contribuirá a prevenir su envejecimiento prematuro.

Rutina facial de día: pasos para una piel radiante

1. Limpieza

Mantener la piel aseada es fundamental, independientemente del tipo de dermis que se tenga. La limpieza facial sirve para eliminar los residuos e impurezas que nuestro rostro va acumulando a lo largo del día y de la noche, pues es la única manera de evitar que se obstruyan los poros. Además, esta primera acción permite preparar la piel para los cosméticos o tratamientos de cuidado que se aplicarán posteriormente.

Escoge tu limpiador facial en función de tu tipo de piel: grasasecamixtamadura o con tendencia acnéica.

2. Tónico facial

La función del tónico es muy importante y debemos incluirlo en nuestra rutina diaria. Se trata de un producto líquido que sirve para cerrar los porosequilibrar el pH cutáneorefrescartonificar el cutis y reafirmar la piel.

Debe utilizarse justo después de la limpieza y antes de utilizar cualquier otro producto. El tónico se administra en un disco de algodón que después se aplica en la cara dando ligeros toques circulares con los dedos.

3. Contorno de ojos

La piel situada alrededor de los ojos es la más delicada de todo el rostro, por lo que es importante cuidarla con un tratamiento específico. En el tercer paso de la protección facial es conveniente escoger un contorno de ojos que se adapte perfectamente a nuestro tipo de epidermis: joven, de mediana edad o madura, aprovechando que existen tratamientos específicos para cada tipo. Debes aplicarse dando toquecitos suaves, prestando atención a no dañar la zona.

4. Sérum

El sérum es un concentrado de principios activos antioxidantes utilizado para revitalizar la piel y darle un aspecto radiante. Existen también sérums específicos para ciertas circunstancias, como evitar la aparición de manchas solares en la piel o controlar el acné. Como en el caso de los cosméticos para contorno de ojos, existen también sueros de este tipo específicos para pieles jóvenes, de mediana edad o maduras, que protegen y realzan la piel a lo largo de toda la vida.

5. Crema hidratante

Hidratar la piel es el último paso de esta rutina de cuidado facial de día, pero no por ello es menos importante. Es fundamental para conservar la dermis sana y bonita. Las cremas hidratantes nutren la tez y ayudan a conservar su elasticidad. Es importante escoger una crema hidratante específica para la edad de cada piel y, si es posible, que contenga protector solar.

Rutina facial de noche: claves para que la piel descanse

1. Desmaquillante

Desmaquillarse debe convertirse en un ritual antes de irnos a la cama. Es, además, el primer paso para una adecuada limpieza facial por la noche.

Si no nos desmaquillamos, los poros se obstruyen y se impide la renovación del cutis que tiene lugar mientras dormimos. Como resultado, se propicia la aparición de granitos, puntos negro e incluso líneas de expresión.

Si no consigues eliminar todos los restos de tu maquillaje habitual, no te preocupes, en los siguientes pasos tendrás más oportunidades para dejar tu piel impoluta.

2. Agua micelar

El agua micelar es un producto dermofarmacéutico destinado al cuidado facial. Su principal objetivo es eliminar las toxinas y el sebo y devolverle a la piel su luminosidad natural antes de dormir. Como su ingrediente básico es el agua, no agrede ni irrita la piel.

Este producto multiusos tonifica e hidrata sin necesidad de aclarar la cara después de aplicarlo. Además, es un producto económico porque realiza varias funciones a la vez.

3. Humectante

La noche es el mejor momento para aplicar un producto humectante en el rostro, ya que es justo en ese horario cuando se activan los mecanismos de reparación y detoxificación de la piel.

Un buen humectante debe estar libre de aceites y componentes grasos y debe aplicarse siempre después del agua micelar y antes de la crema hidratante.

4. Crema hidratante

La crema hidratante siempre es el último paso en una rutina completa de cuidado facial de día o de noche. Este bálsamo suaviza la piel y la protege durante las horas de descanso. Conviene aplicarla con regularidad por toda la superficie de la piel, pero sin excederse, para que no tarde en ser absorbida.

Aunque el cutis requerirá también otros cuidados que no forman parte de tu rutina facial diaria (por ejemplo, el uso de exfoliante y mascarilla una vez a la semana para limpiar y nutrir la dermis en profundidad), estos pasos son el mejor punto de partida para una higiene completa de tu cara, que siempre puedes comentar con tu farmacéutico de confianza para obtener más información.

Aunque la piel requerirá también otros cuidados que no forman parte de la rutina facial diaria (por ejemplo, el uso de exfoliante y mascarilla una vez a la semana para limpiar y nutrir la piel en profundidad), la rutina facial que te proponemos será el mejor punto de partida para cualquier tratamiento posterior más completo, y te ayudará a mantener un rostro siempre limpio, cuidado y radiante.

Fuente: Acofarma

Otros artículos de esta categoría